El corredor sonoro

«El camino de la monotonía a la polifonía»

El oído humano tiene la habilidad de adaptarse a los acontecimientos acústicos. Dado que en el Instrumentárium tu percepción auditiva se concentraba en tonos y sonidos aislados en la sala, tu oído se ha hecho sensible a estos sonidos monótonos. Mediante una condensación de los tonos, el corredor sonoro prepara tus oídos para la polifonía de la sala siguiente: el Polyphonium. Una vez allí, disfrutarás de la música.