Juego de dados del vals

¡Componga su propio vals vienés! Eliga una de las 4 mesas y mueva su mano sobre el sensor. ¡Tome el dado virtual y láncelo! Repita el proceso 3 veces más para concluir con esa voz.
¿Qué instrumento toca cada voz? La computadora elige de manera aleatoria entre 3 instrumentos distintos.

En cuanto haya concluido de componer las 4 voces, ¡podrá escuchar su vals terminado! Este sistema funciona por medio del azar, lo que permite que haya miles de combinaciones distintas. 

En el siglo XIX, el Vals logró cautivar a incontables compositores gracias a su musicalidad y sencillez. Ellos lograron encapsular el espíritu de esta época (Zeitgeist) por medio de piezas que invitaban al baile, y que plasman el idilio vienés de finales de siglo. Fue justo esta musicalidad, lo que hizo que la cultura del Vals y los bailes se esparcieran, primero dentro de la sociedad vienesa, donde inicialmente fue un baile únicamente para la clase aristocrática, y más tarde desde Viena al mundo entero. 
 
Hoy en día, el Vals sigue vivo, no sólo entre las peronas que disfrutan oírlo, sino también entre todas aquellas que disfrutan bailarlo. 
 
Usted puede recoger una copia de su Vals en el módulo de bienvenida en el primer piso, o en la tienda del museo en el cuarto piso. Por favor tome nota del número que aparece al final del juego, ya que ese es el número de referencia para poder buscar su composición. 
 
 

Sabías que…

... Wolfgang Amadeus Mozart y Joseph Haydn ya jugaban a este juego, con el que dejaban que el azar decidiera cómo iba a sonar su música?
A finales del siglo XVIII aparecieron diferentes juegos de mesa, que se jugaban normalmente en las cafeterías y en casa. El juego de dados era uno de ellos.

Por lo tanto, componer por azar no es ningún invento del siglo XXI, solo que estos dos famosos compositores tuvieron que prescindir de la versión de ordenador del juego.