Laboratorio de percepción

En los seis terminales táctiles interactivos podrás hacer experimentos. Ponte los auriculares y toca la pantalla con el dedo. Elije un idioma. En la parte inferior derecha de la pantalla puedes ajustar el volumen pulsando con el dedo.

La gran pantalla

En la gran pantalla (enfrente de los seis terminales) se pueden ver y oír fenómenos auditivos. Aparecen textos y las palabras forman frases y figuras con sentido.

1. Terminal: altura tonal

Lo que se indicaba antes en el tubo de frecuencia se puede probar aquí de forma práctica. La frecuencia se corresponde con el número de repeticiones de las ondas por segundo. Esto se mide en hercios (Hz). Con una frecuencia más alta, aumenta también la altura tonal. La capacidad auditiva humana es limitada y alcanza desde aproximadamente 16 hasta 20 000 hercios, aunque esto varía según la persona. Además, la capacidad de oír frecuencias altas disminuye con la edad.

2. Terminal: intensidad

El sonido pone las moléculas del aire en movimiento. Cuanto mayor sea su intensidad, más lejos se «desviarán» las moléculas de su punto de reposo. Para determinar la intensidad, se suele recurrir a la amplitud de pulsación. La unidad de medición es el decibelio (dB). El límite auditivo inferior se encuentra entre 0 y 1 dB, mientras que el superior se sitúa en 130 dB, que es el límite soportable por el oído humano. El sonido de más de 80 dB está considerado por muchos como ruido y puede causar daños auditivos permanentes.

3. Terminal: percepción del espacio

Las excursiones virtuales por pirámides, esferas, salas de conciertos y montañas ilustran los diferentes aspectos acústicos de los espacios. Con la propia voz se conquistan espacios de forma sonora.

4. Terminal: escala de Shepard

La escala de Shepard, llamada así en honor del psicólogo estadounidense Roger Shepard, es una escala cromática sin principio ni fin. La impresión de una escala progresiva infinita surge de reproducir cuatro escalas paralelas en cuatro octavas diferentes. Cuando la cuarta escala se aproxima a la octava más alta, se apaga lentamente y aparece la primera escala de la octava más baja.

5. Terminal: tonos virtuales

La interacción de varios tonos puros genera «tonos fantasma» en el oído. De esta manera se experimenta hasta qué punto nuestra realidad «objetiva» es una reconstrucción de nuestra percepción subjetiva.

6. Terminal: dilatación del tiempo

Un fenómeno del autoengaño: los sentidos vacilan y vuelven a estabilizarse.